Ideas Geniales: Hummus de Aceituna

¡Hummus de aceituna! Esta es la nueva “idea genial” preparada para el post de hoy. Esta receta es sencilla y nos saldrá un aperitivo delicioso con el que sorprender a los nuestros.

UN POCO DE HISTORIA

Antes de entrar en el hummus de aceituna, vamos a conocer un poco lo que es el hummus. En árabe, hummus significa simplemente “garbanzo”. El plato descrito por regla general es realmente denominado en su forma más completa como Hummus bi tahina, que en árabe significa garbanzos y pasta de sésamo, o musabbaha. Las recetas más antiguas que se conocen en libros de cocina están datadas del siglo XIII en El Cairo.

Hay variaciones de la receta original, esta con aceitunas, por ejemplo es una de ellas. Se puede hacer con aceitunas negras, quedando así un color negro muy interesante, o con aceitunas verdes o kalamata. Todo depende del sabor o color que le quiera dar cada uno.

RECETA

Para ello necesitamos lo siguiente:
– 50gr de vuestra aceituna favorita, en nuestro caso, vamos a usar la variedad de aceituna griega de la que hablamos en el post anterior: la aceituna kalamata.
– 400g de garbanzos cocido, reserva el caldo de los garbanzos
– 1 cucharadita de cominos
– Medio limón
– 1 cucharadita de tahini (Si no tienes también puedes sustituirlo por mostaza, que por raro que parezca, ¡queda perfecto!)
– 3 cucharadas aceite de oliva
-1 diente de ajo
– 1 cucharadita de pimentón
– Sal

Aceitunas y garbanzos en batidora

Para hacer este hummus de aceituna debemos ponerlo todo en un recipiente y batirlo. Hay que tener en cuenta que en función del lo espeso que queramos el hummus, incorporamos más o menos agua de los garbanzos en nuestra mezcla.

RESULTADO

Una vez tenemos el hummus de aceituna emplatado, echamos un chorro de aceite y esparcimos otra cucharadita de pimentón por encima.

Tapa de hummus de aceituna, aceitunas kalamata y cerveza

Podemos acompañar este hummus con aceitunas, crudités, nachos… ¡Hay infinidad de opciones! Sin embargo, todo tiene el mismo objetivo: Disfrutar.

Esperemos que esta segunda entrada de “Ideas geniales” os haya parecido interesante y os animéis a probarla.