El Olivo de Atenea

En la entrada de hoy retomamos nuestro lado más cultural contándoos la historia del olivo de Atenea. Por favor, no esperéis una tesis doctoral en cultura clásica, ni mucho menos, simplemente a lo largo de las siguientes líneas os vamos a presentar unas pequeñas pinceladas sobre la aparición de nuestro árbol “El Olivo” en la mitología griega. Curioso y a tener en cuenta, que el olivo fuese elegido por los eruditos griegos a la hora de plasmar las leyendas de la Grecia Clásica.

Existen multitud de guiños en la cultura clásica hacia este “nuestro” árbol, pero sin duda alguna destaca por su simbología, el Mito de “La fundación de Atenas y el regalo de Atenea a dicha ciudad”.

ATENEA. MITOLOGÍA GRIEGA

En la mitología griega, Atenea, es la diosa que representa a la guerra, la civilización, sabiduría, estrategia en combate, las ciencias, la justicia y la habilidad. Se trata de una diosa que siempre ha poseído un gran reconocimiento por parte del pueblo griego, como muestra de ello fue una de las principales divinidades del panteón griego y uno de los doce dioses olímpicos. Por lo que para nosotros es todo un orgullo, que una diosa de este calibre eligiera un regalo como el olivo a la hora de disputarse la gobernabilidad de una ciudad como Atenas.

LA CIUDAD DE ATENAS

Siendo Atenas una de las principales ciudades de la Antigua Grecia clásica, según la mitología griega fue un foco candente donde existieron grandes luchas entre dioses por el derecho a gobernarla. Bajo las premisas de la cultura clásica toda ciudad tras su fundación, en concreto sus habitantes, necesitaban la guía y la protección de un dios. Por lo que al aparecer un núcleo de población como el de la futura Atenas y teniendo en cuenta que existía un interés muy particular en la misma, pues era una metrópolis de gran cultura y estabilidad económica, ello desencadenó importantes luchas entre dioses por la misma.

EL MITO DE LA FUNDACIÓN DE ATENAS. Atenea y su regalo a la ciudad: El olivo

Según la mitología griega, de entre esas disputas de dioses por convertirse en la guía y protección de la nueva ciudad a fundar, destaca el siguiente mito:

Atenea diosa de la sabiduría compitió con Poseidón dios de las aguas, por convertirse en la deidad protectora de Atenas, ciudad que aún no tenía nombre.

Para ello y como muestra de poder Poseidón clavó con fuerza su tridente en la tierra e hizo que brotara una fuente de agua salada. Por su parte, Atenea plantó un olivo.

El juicio fue llevado a cabo por los propios ciudadanos de aquel lugar. Los pobladores del lugar tras recibir esos dos presentes eligieron al vencedor juzgando lo ofrecido tanto por Poseidón como por Atenea. El pueblo deliberó y sacó una clara conclusión sobre la naturaleza de la fuente de agua salada, los habitantes no podían aceptarla ya que arruinaría los cultivos. Por el contrario, el árbol plantado por Atenea otorgaba frutos que servían de alimento para la población, además

era el símbolo de la paz, por lo que el pueblo no dudó en elegir a ATENEA como la diosa gobernante de su ciudad.

Tras este claro regalo de Atenea a la ciudad, el pueblo se lo devolvió de mil y una formas posibles, pero de entre todas las muestras del pueblo griego a Atenea, destacar que el origen del nombre de dicha ciudad deriva de Atenea, por lo que la ciudad pasaría a llamarse Atenas en honor a su diosa.

REGALO DIFERENTE. REGALO DE DIOSES. REGALA ACEITUNAS UCEDA.

Y después de haber entrado en materia, toca llevar a cabo la reflexión del día, todo mito tiene como fin una enseñanza para el pueblo, aquí dejamos la nuestra:

Si Atenea eligió el olivo como regalo para el pueblo griego en un combate frente a Poseidón, en el que se jugaba ser elegida como diosa de dicha ciudad, y gracias al olivo ganó, ¿no crees que toca replantearse ese regalo que tienes en mente, para esa persona querida y convertirse en un/a dios/a griego por un día?

Nosotros te podemos ayudar, es tan simple como regalar a aquellos que quieres algo especial, un regalo de dioses: unas aceitunas (campo real, deshuesada real, Kalamata…), unos aperitivos (berberechos, anchoas, boquerones…) o un pack, entra en nuestra web y haz un regalo de dioses, sin duda ganarás en el combate de “El mejor regalo de estas navidades”.

Ahí lo dejamos caer, ten en cuenta que, si Atenea lo eligió para el pueblo griego, y el pueblo griego la eligió a ella, ¿por qué no tirar de clásico y convertirse en uno de ellos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *